A medida que se acercan las fiestas navideñas y tu tripa no para de crecer, quizá te preocupe que este año no puedas disfrutar de esta época, pero aunque es verdad que ciertas cosas no serán igual, podrás pasar unas estupendas Navidades si sigues una serie de recomendaciones.

Navidades… ¿embarazada?

Cuando se piensa en las fiestas navideñas lo primero que nos viene a la cabeza son las comidas copiosas, el alcohol, los bailes hasta altas horas de la madrugada, las colas de dos horas para comprar regalos… lo cual puede parecer un poco incompatible con el embarazo. Sin embargo, si te encuentras bien y estás teniendo un embarazo sin complicaciones, no hay ningún inconveniente para que puedas disfrutar de las fiestas y hacer, más o menos, lo mismo. Eso sí, teniendo cuidado con algunas actividades.

Cuidado con las comidas

Jamón serrano, lomo, ahumados… muchos de los alimentos típicos de estas fiestas probablemente no los puedas comer; no obstante, hay muchos otros que sí, como el marisco cocido, el pavo, el cordero, cualquier pescado bien cocinado, etc. Tampoco podrás beber alcohol, aunque sí puedes mojarte los labios con champán para brindar o echarte un sorbito de vino. En cuanto a los dulces, puedes comer turrón, mazapán o roscón, pero modera su consumo.

En términos generales, las recomendaciones culinarias para unas fiestas embarazada serían:

- Evita todos aquellos alimentos “peligrosos” al igual que vienes haciendo.

- Nada de comidas copiosas, prueba un poco de todo pero sin excederte ya que te puede causar indigestión, ardor, gases…

- Mastica bien y no comas rápido.

- Espera al menos dos horas antes de acostarte o echarte la siesta para realizar la primera fase de la digestión. Si te acuestas al momento, puede provocarte dolor de cabeza e indigestión.

- En lugar de tomarte un café al acabar la comida, tómate una infusión de manzanilla o hierbabuena.

- Reduce el consumo de alimentos grasos, picantes o muy salados.

- No abuses de los refrescos con gas.

- Si la celebración es nocturna, procura que la comida del mediodía y la merienda sean ligeras.

Disfruta al máximo

Además de seguir cuidando tu alimentación, hay otra serie de consejos que puedes seguir para disfrutar lo más posible en estas fiestas y “olvidarte” de tu embarazo:

  • Si no te sientes tan guapa como antes o te ves “gorda”, es momento de arreglarte y demostrarte a ti misma que estás más guapa que nunca. Hazte un bonito peinado, maquíllate y elige ropa elegante. Los complementos (collares, pulseras…) son fundamentales a la hora de vestirse en el embarazo.
  • No te olvides de cuidar tu piel para que luzca radiante, la crema hidratante debe ser tu primer aliado.
  • Si la celebración es por la noche y te encuentras cansada, procura dormir una siesta y descansar por la tarde. Aun así, intenta no acostarte muy tarde.
  • No hay inconveniente en salir a bailar un rato, solo debes elegir sitios en los que no se fume y en los que haya sofás para que puedas sentarte a descansar de vez en cuando.
  • Las compras desgastan mucho, una opción es realizar las compras a través de Internet, así te vevitarás las colas y las aglomeraciones.
  • Piensa que es tu primera Navidad con tu bebé, aunque aún esté dentro de ti. Es un momento muy especial que hará que sean las mejores Navidades de tu vida.

 

Fuente:

- Huggins-Cooper, Lynn, Maravillosamente embarazada (2005), Ed. Nautilus.