Los dos años es la edad óptima para empezar a enseñarles a vestirse ellos solitos. Ya tendrán capacidad para hacerlo y es una época en la que suelen reclamar mayor independencia y ganas de hacer las cosas por sí mismos.

Hacia los dos años los niños suelen estar capacitados para empezar a vestirse y desvestirse solos. Al principio los intentos no irán más allá de quitarse los calcetines, ponerse el abrigo o bajarse los pantalones pero en cuestión de pocos meses, y con un poco de paciencia de los padres, conseguirán desvestirse y ponerse algunas prendas (vestirse es un proceso más complicado) prácticamente solos.

Lo primero que aprenden es a desvestirse, después empezarán a ponerse diferentes prendas, las que sean más sencillas; abrochar botones y cremalleras o atar cordones será lo último en conseguirse, mas o menos a partir de los 3 años.

Para que los niños lleguen a vestirse y desvestirse solos necesitarán unas primeras pautas y que respeten su propio ritmo, si los padres se vuelven impacientes y terminan poniéndoles ellos la ropa, el proceso de aprendizaje será mucho más lento.

Trucos para que aprendan a vestirse solos

  • Lo mejor es empezar cuanto antes, en cuanto el niño tenga predisposición a vestirse por sí mismo. Seguramente intente hacerlo él solo a los dos años aproximadamente, época en la que querrá ser más independiente.
  • Es importante que los padres tenga paciencia y no presionen al pequeño para que vaya más rápido. Es mejor hacerlo durante el fin de semana o cuando se disponga de más tiempo. Además, hay que empezar poco a poco, primero con los calcetines y la ropa interior, luego la parte de arriba… Cuando sepa ponerse una prenda, empezamos con la siguiente.
  • Es importante elogiarle cada vez que consigue avanzar un poco en esta tarea. Darle la enhorabuena supone una motivación para el niño y un incentivo para que siga queriendo aprender.
  • Las prendas deben ser sencillas y con broches fáciles para que no se haga un lío nada más ponerse a ello. Las cinturillas elásticas y los velcros son las mejores opciones para principiantes.
  • Es bueno establecer una rutina y seguir el mismo horario todos los días, para los niños es más fácil realizar las tareas si tienen asociado lo que deben hacer en cada momento.
  • Si hemos decidido empezar a enseñarle a vestirse solo, así debe seguir. Si un día se pone él los calcetines y al día siguiente lo hacen los padres, no aprenderá que es él quien debe hacerlo. Si el niño se viste lento, hay que calcular el tiempo que precisa para que no sean los padres quienes terminen de hacerlo por prisa.
  • Es mejor que sean los papás quienes elijan la ropa, pero se puede dejar una prenda a elección del pequeño (entre varias opciones) para motivarle y que se sienta más autónomo.
  • Las canciones o los juegos son un buen incentivo para que aprenda a vestirse sin ayuda mientras se está divirtiendo. También es la etapa de la imitación, así que los padres pueden vestirse delante del pequeño mientras le van explicando el proceso para que intente seguirles.