El sentido del oído es uno de los primeros que desarrollan los fetos. Así, hacia la semana 24 ya son capaces de oír sonidos del exterior que le llegan a través del útero, por lo que conviene evitar ruidos por encima de los 85 Db para prevenir posibles riesgos en el desarrollo del feto.

 

El órgano del oído es uno de los primeros en desarrollarse por completo. Hacia la semana 16 de gestación el feto ya puede oír los sonidos del interior del cuerpo de su madre y unas 8 semanas después ya puede procesar la información sonora externa que le llega a través del útero.

Por eso, se recomienda a la madre hablar, cantar y ponerle música al bebé desde la semana 20 más o menos ya que está comprobado que el sonido le llega y le ayuda en su desarrollo estimulando el sistema nervioso central.

Le llega, eso sí, ligeramente atenuado ya que la barrera física de la madre (piel, músculo, útero), combinada con el líquido amniótico en el que se mueve el pequeño hace que el sonido disminuya unos 30 decibelios.

A pesar de ello, diversos estudios realizados en animales han demostrado que existe una gran sensibilidad del oído interno ante los ruidos constantes y muy fuertes, aunque falta confirmar esos estudios en humanos.

No obstante, parece claro que la exposición prolongada a ruidos por encima de los 85-90 decibelios puede provocar una pérdida auditiva en recién nacidos, y está relacionado con un aumento de las posibilidades de tener un parto prematuro o un retardo del crecimiento intrauterino.

Estos daños podrían aparecer si la madre tiene una jornada laboral de 8 horas seguidas en un espacio con grandes ruidos, como el tráfico, taladradoras, etc. No por estar un día en un lugar con mucho ruido o por pasear en una ciudad bulliciosa.

También se ha comprobado que los ruidos fuertes y repentinos pueden asustar al pequeño, aunque no causarle daños.

Por eso, si tienes un trabajo de riesgo, en el que crees que se sobrepasan los 85 Db, pide a la empresa o al responsable medirlo con un aparato adecuado ya que, si se confirman tus sospechas, tienes derecho a pedir un cambio de puesto o la baja por riesgo para tu bebé.

 

Fuentes:

- Noise: A Health Problem. Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos. https://www.epa.gov/