Los bebés se llevan todo a la boca, por eso existe el riesgo de que se atraganten con un objeto pequeño, o incluso comiendo, especialmente al inicio de la alimentación complementaria (AC). ¿Qué harías si se atraganta tu hijo? ¿Sabrías cómo actuar? En este post te contamos qué debes hacer si esto ocurre.

 

Para evitar sustos, toma precauciones

Desde que los niños son capaces de agarrar cosas con sus manos, empiezan a llevárselas a la boca, por lo que hay que tener mucha precaución. Éstas son algunas medidas que te ayudarán a evitar atragantamientos:

  • No dejes a mano ningún objeto tan pequeño como para que pueda tragárselo como monedas, pasadores de pelo, pilas, hebillas, canicas, etc.
  • Si hay niños más mayores en la casa, ten especial cuidado con las piezas pequeñas de sus juguetes, ya que suelen ser peligrosas para los bebés.
  • Si el niño ya toma alimentos y practica Baby Led Weaning (BLW), es primordial tomar las medidas de seguridad requeridas y evitar ciertos alimentos que, por sus características, pueden aumentar el riesgo de atragantamiento como los frutos secos, la zanahoria cruda, salchichas de Frankfurt, uvas, aceitunas enteras, etc.
  • Evita que el niño juegue con globos, y si lo hace, siempre debe haber algún adulto supervisando.

Bebé en el suelo con un juguete en la boca

 

El atragantamiento

Se da cuando un cuerpo extraño entra en la vía respiratoria y la obstruye, impidiendo la entrada de aire en los pulmones. Al no poder respirar correctamente, puede haber riesgo de asfixia.

 

Identificar si se está atragantando

Éstos son los síntomas que indican si un niño está sufriendo un atragantamiento:

  • Tos
  • Arcadas
  • Si es más mayor, puede que se lleve las manos a la garganta.

En las situaciones de mayor gravedad y más riesgo de asfixia, se puede apreciar cara y labios morados, y finalmente, pérdida de conocimiento.

 

Qué hacer ante un atragantamiento

Éstas son las recomendaciones generales para actuar en esta situación:

  • Mantén la calma. Es complicado, pero si mantienes la calma, tu hijo estará más tranquilo y le será más fácil intentar expulsar el objeto extraño que le obstruye las vías.
  • Si ves que tiene fuerza, anímale a toser.
  • Bajo ningún concepto, le des palmadas en la espalda.
  • Hasta que el alimento u objeto no se haya expulsado, no le ofrezcas nada para beber.
  • No comprimas su abdomen.

 

Si la tos se va tornando cada vez más débil y poco efectiva, debes llamar al 112. Mientras los servicios de emergencia llegan, debes actuar de la siguiente forma:

  • Inspecciona la boca para comprobar si se ve a simple vista el objeto o alimento que obstruye al pequeño. Si está visible y su extracción parece fácil, intenta hacerlo con mucho cuidado para evitar que acabe introduciéndose más.
  • Si ves que no es posible extraer el cuerpo extraño, golpea 5 veces al pequeño entre los omóplatos con el talón de la mano, en la parte alta de la espalda. Si es un lactante, para hacer esto, debes colocarlo sobre el antebrazo izquierdo, bocabajo, y manteniendo la cabeza un poco más por debajo que el resto del cuerpo.
  • Si el niño no ha expulsado el objeto, hay que darle la vuelta y realizar 5 compresiones en el tórax, justo en la boca del estómago (Maniobra de Heimlich). En caso de lactantes menores de un año, colócalo bocarriba sobre el antebrazo, y comprime 5 veces por debajo de la línea que marcan sus pezones.
  • Repite todo el ciclo hasta que el pequeño expulse el cuerpo extraño, llegue la ayuda o pierda el conocimiento.

Instructor mostrando cómo actuar ante un atragantamiento del bebé

 

En caso más extremos en los que el niño esté inconsciente:

  • Coloca al pequeño sobre una superficie dura, como el suelo o una mesa.
  • Abre su vía aérea estirando levemente de su frente para elevar ligeramente la barbilla.
  • Si el objeto es visible, intenta extraerlo.
  • Si el objeto sigue dentro pero el niño respira, ponlo de lado y sin perderle de vista, espera a que lleguen los servicios de emergencia.
  • Si no respira, debes iniciar la RCP: tapa la nariz del pequeño e insúflale aire por la boca vigilando si su pecho se mueve. En niños muy pequeños, se puede abarcar nariz y boca para introducirle aire. Repite esta maniobra 5 veces, y si no hay movimiento en el pecho del niño, debes comenzar a hacer 30 compresiones en el centro del tórax, por debajo de los pezones, y alternándolas con 2 respiraciones boca a boca.
  • Comprueba cada 2 minutos si se ha reanudado la respiración y si el cuerpo extraño ya es visible. 

Esperamos que nunca tengas que llegas a poner en práctica todo lo que te hemos contado, pero sin duda, tener la información y saber cómo actuar, es muy importante para la seguridad de toda la familia.

 

 

Fuentes:

Rioja Salud. Gobierno de la Rioja. Atragantamiento en el niño. Recuperado de https://www.riojasalud.es/ciudadanos/catalogo-multimedia/primeros-auxilios/atragantamiento-en-el-nino

 Asociación Española de Pediatría. (2013). Atragantamiento. En Familia. AEP. Recuperado de https://enfamilia.aeped.es/prevencion/atragantamiento