Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comer con los abuelos

Comer con los abuelos

La dificultad para conciliar los horarios de los niños con los de sus padres hace que muchas veces los pequeños coman con sus abuelos, lo que puede favorecer un comportamiento más caprichoso con la comida ya que los abuelos tienden a mimar a sus nietos y a consentirles más que sus progenitores. No obstante, diversos estudios también apuntan a que los niños que comen con sus abuelos tienen una alimentación mejor ya que éstos tienen más tiempo para preparar una comida sana y variada.

Según se desprende del primer "Estudio sobre la Influencia de los Abuelos en la Alimentación de los Niños" realizado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), el 64 por ciento de los abuelos prepara a sus nietos su comida habitual.

Esto puede resultar muy beneficioso para la alimentación de los pequeños ya que, según el informe, más de la mitad de los abuelos consume tres piezas de fruta al día, y tres y cuatro veces a la semana preparan verduras y pescado. Sin embargo, a pesar de estos datos, el 67 por ciento de los abuelos cree que los nietos no comen de todo porque abusan de la carne y de los postres lácteos y evitan ingerir verdura, fruta y pescado. Por eso, el comer con los abuelos, si se respeta la dieta mediterránea que ellos preparan para sí mismos, puede favorecer una alimentación más nutritiva y completa. El problema viene cuando los abuelos consienten a sus nietos y les permiten elegir la comida que prefieren o les preparan solo aquello que saben que les gusta, evitando alimentos más problemáticos como pescado, verduras o legumbres, fundamentales en una dieta sana. ¿Qué hacer si mis padres malcrían a mis hijos? - Ante todo, agradéceles todo lo que hacen por vosotros, ya que no es su obligación cuidar de sus nietos, y renuncian a muchas cosas al hacerlo. - Si tus padres malcrían a tus hijos en la alimentación, dándoles de comer solo lo que quieren y comprándoles todos los días chuches y golosinas, debes hablar con ellos y explicarles que actúan en perjuicio de los niños así; seguro que a ti no te consentían tanto, por lo que debes hacerles ver que deben tratar a sus nietos como trataban a sus hijos. - Explícales vuestras normas en lo que a alimentación se refiere para que puedan seguirlas. Delimita los horarios de las comidas, qué alimentos no pueden comer entre diario, cuál es la base de su dieta, etc. - Escucha no obstante sus consejos, pues la experiencia es un grado. No les impongas tus normas dando órdenes. - Si algún día se saltan las reglas y les dan una chuche, no te agobies ni te enfades, es normal que de vez en cuando concedan algún capricho a sus nietos, el problema es cuando esto se convierte en rutina. - Nunca les critiques ni regañes delante de tus hijos.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto