La citología es una de las pruebas más comunes para la mujer y que se practica de manera rutinaria en las revisiones ginecológicas, pero ¿puede realizarse durante el embarazo? ¿Existe algún riesgo? En este post queremos darte respuesta a todas las dudas sobre la citología en el embarazo.

 

¿Qué es una citología exactamente?

Se trata de la toma de una muestra de células vaginales y del cuello del útero. Es una técnica muy sencilla que realiza el ginecólogo en una visita normal. La citología se realiza en apenas unos minutos y no es dolorosa.

Con esta prueba lo que se intenta determinar es si existen lesiones precursoras de cáncer de cuello de útero, pero también ayuda en el diagnóstico de infecciones vaginales.

 

Ginecóloga realizando una citología a una mujer embarazada

 

¿Se realizan citologías durante el embarazo?

La respuesta es sí, sí se pueden realizar citologías durante la gestación. Es posible que en tu primera consulta con la matrona o el ginecólogo te pregunten por tu última citología, y si ha pasado mucho tiempo, pueden considerar hacerla en una de estas primeras visitas y no habría ningún problema, por lo tanto, si te la tienen que hacer, será en el primer trimestre. Si hace poco que te hiciste una y el resultado fue normal, es posible que la pospongan hasta después del parto.

 

¿Cómo se hace una citología?

Las citologías vaginales se llevan a cabo en una posición conocida como litotomía, y es tumbada boca arriba, apoyando las piernas en los soportes que suelen tener las camillas de las consultas ginecológicas. De esta manera es posible abrir las piernas flexionando las rodillas, facilitando al ginecólogo el acceso a la vagina.

Al introducir el espéculo, el ginecólogo puede observar la apariencia de las paredes vaginales y el cérvix para comprobar que todo esté normal. Si estás relajada, esto no tiene por qué doler.

A continuación, se toman muestras del canal del cuello uterino, de la parte externa del cuello y de la parte posterior y superior de la vagina. Estas muestras son preservadas y enviadas al laboratorio donde son analizadas mediante la técnica de George Papanicolaou que permite identificar células que podrían derivar en cáncer de cuello de útero. Con la citología también es posible detectar infecciones.

 

Mujer embarazada a punto de someterse a una citología

 

Después del parto

Cuando acudas a la consulta del ginecólogo para la primera revisión, una vez haya nacido tu bebé, y dependiendo de si en el primer trimestre te hicieron citología, o si la última fue antes de quedarte embarazada, te indicará cuándo debes realizarte la siguiente. La recomendación de los profesionales sobre la periodicidad de las citologías es de hacerla cada 3 años, aunque es mejor someterse a una anual en los siguientes casos:

Si tienes relaciones con múltiples parejas y/o, si tienes pareja estable y ésta mantiene contacto sexual con otras personas.

Si los resultados en citologías anteriores han sido positivos.

Si has padecido alguna enfermedad de transmisión sexual.

Si tienes verrugas genitales propias del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Si ha pasado mucho tiempo desde tu última citología y estás embarazada, no tienes de qué preocuparte. El ginecólogo valorará si a lo largo del primer trimestre debe hacértela y así extraer toda la información que las muestras aportan y confirmar que todo está bien.

 

 

Fuentes:

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Citología vaginal. Recuperado de https://sego.es/mujeres/Citologia_vaginal.pdf

Molina Olías, Rosa Isabel. (2019). La primera consulta de la embarazada con su matrona. EFE Salud. Recuperado de https://www.efesalud.com/primera-consulta-embarazada-con-matrona

IVIDona. Todo sobre la citología vaginal. Recuperado de https://www.ividona.es/todo-sobre-citologia-vaginal/