Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chupete SI, chupete NO

Chupete SI, chupete NO

Entre los objetos típicos que necesariamente relacionamos con el bebé, uno de ellos es sin duda  el chupete. Durante años ha sido un objeto imprescindible y en cambio ha tenido otras etapas donde estaba incluso desaconsejado debido a que se consideraba que podía tener más aspectos perjudiciales que beneficiosos.

En la actualidad, podemos decir que haciendo un buen uso de él, es beneficioso, pero teniendo en cuenta una serie de cuidados para evitar que pueda ocasionar algún contratiempo.

Varios son los aspectos positivos del chupete:

  • Calma la ansiedad del bebé, ayudando a tranquilizarlo (puede ser muy importante en niños nerviosos o irritables)
  • Satisface el instinto de succión y con ello evitamos la utilización de alguna otra cosa que calme este instinto, entre ellas  que se “chupe el dedo”.
  • Los expertos le dan un efecto protector frente al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Pero, como decíamos antes, debemos tener algunos cuidados:

  • Elegir un modelo adecuado, y que cumpla con todas las normativas (para evitar posibles accidentes como que se rompa, deformaciones dentarias…) En tu Centro de Salud o en tu Farmacia te pueden ayudar a escoger el modelo, forma, tipo de tetina etc. más adecuado para su edad.
  • Se debe esterilizar antes de usarlo por primera vez y tener especial cuidado con la higiene del mismo, para evitar que pueda transmitir alguna infección.
  • Si el bebé toma lactancia materna se aconseja no darle el chupete hasta pasadas 3-4 semanas, una vez que el bebé aprenda a mamar de forma eficaz, para no interferir en este proceso (si toma biberón, puede introducirse antes).

Debe tenerse en cuenta que hay que empezar a quitarlo poco a poco a partir de los 10-12 meses para una vez pasado al año (cuando ya desaparece el reflejo de succión) ir eliminándolo  de forma  definitiva y así evitar algunos riesgos como deformaciones dentarias, otitis medias…que se pueden producir más fácilmente a partir de esas edades. Debería estar eliminado como mucho antes de los 2 años.

En definitiva, se debe hacer un uso adecuado, en ningún caso abusar del chupete, y recordar que hay niños a los que les gusta más y otros a los que casi no les gusta y no llegan a utilizarlo.

Para complementar esta información, puedes leer el artículo relacionado acerca de cuál es la mejor tetina.

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto