Durante el embarazo, y especialmente en los últimos meses, el parto y cómo irá es un pensamiento recurrente para cualquier mujer. En ocasiones, y debido a diferentes causas médicas, el parto vaginal no es posible, y es necesario practicar una cesárea programada, y en algunos casos de urgencia. En este post queremos hablarte de cómo es este procedimiento y de todo lo que tienes que saber sobre la cesárea.

 

¿Qué es una cesárea?

Se trata de una intervención quirúrgica en la que se realiza una incisión en el abdomen y el útero materno para que el bebé nazca.

 

Mujer embarazada en una camilla de hospital mientras una doctora le coge la mano

 

¿Por qué un parto puede acabar en cesárea?

La cesárea se realiza cuando, pensando tanto en la madre como en el bebé, se valoran los riesgos y el equipo médico considera que un parto vaginal puede tener peores consecuencias que el practicar una cesárea. En algunas ocasiones, la decisión de hacerla se toma antes del parto, por lo que sería una cesárea programada. Otras veces, es durante el parto cuando se decide, por lo tanto, sería una cesárea de urgencia.

 

Las principales causas por las que se opta por esta intervención son:

  • Anomalías del bebé que dificultan su salida por vía vaginal, como la hidrocefalia o la espina bífida.
  • Cuando el bebé está colocado transversalmente o de nalgas. En estos casos, y durante las semanas previas, se intenta recolocar al bebé por ver si es posible el parto vaginal. En algunos hospitales sí se realizan partos vaginales de nalgas, pero en la mayoría, sigue siendo motivo para practicar una cesárea.
  • Cuando se detectan anomalías en el ritmo cardíaco del bebé.
  • En la mayoría de los embarazos múltiples, aunque existen casos de gemelos en los que sí es posible parto vaginal.
  • Si la madre padece preeclampsia, toxemia, alguna cardiopatía o una infección activa de herpes genital o VIH.
  • Cuando la madre ha sido intervenida anteriormente en el útero.

 

¿Qué tipo de anestesia se usa para una cesárea?

El anestesista es el profesional que en cada caso decide qué tipo de anestesia utilizar. Esta intervención se puede realizar con anestesia general si la madre está muy nerviosa o se prevén dificultades durante el procedimiento, pero también es posible practicarla con anestesia regional con la que la madre está despierta en todo momento y puede ver a su bebé nada más nacer.

 

¿Cómo se hace?

Una vez en el quirófano, se prepara la zona abdominal y el cirujano realiza una incisión transversal, unos centímetros por encima del hueso del pubis. En la actualidad es la incisión más utilizada porque resulta mucho menos dolorosa en el postoperatorio y estéticamente queda mucho mejor.

Una vez cortada la piel, se realizan incisiones en las fascias que recubren los músculos del abdomen y en la capa que recubre el peritoneo o cavidad abdominal hasta llegar al útero. Una vez abierto, se extrae al bebé y la placenta.

Cuando se ha comprobado que la cavidad uterina está totalmente limpia y no han quedado restos de placenta, se procede a suturar todas las capas que se han tenido que abrir mediante puntos o grapas.

 

Mujer tras una cesárea en el hospital con su bebé

 

El postoperatorio

Tras la intervención, se controlan las constantes vitales de la madre y que el útero vaya contrayéndose correctamente. En los primeros días es necesaria la administración de analgésicos para el dolor.

En cuanto es posible, y siempre que el bienestar de la madre no se ponga en riesgo, la madre por fin puede entrar en contacto con el bebé, intentando adoptar posturas que no le causen dolor o molestias en la zona de la herida.

Una vez pasado el efecto de la anestesia, es recomendable levantarse con cuidado y deambular poco a poco por la habitación, esto hace que se reduzca el riesgo de trombos.

Una cesárea obliga a la madre a permanecer algo más de tiempo en el hospital que en un parto vaginal, en concreto entre 3 y 5 días. Durante este periodo, el equipo médico revisa diariamente la evolución de la cicatriz, realizando las primeras curas. Cuando el alta médica se aproxima, el médico se encarga de dar a la madre las indicaciones necesarias para cuidarse tras la cesárea.

 

Si estás embarazada, está bien que tengas esta información y sepas qué es una cesárea y por qué se lleva a cabo, pero te invitamos a que no te anticipes y confíes en los profesionales que llevan tu embarazo, tanto si puedes tener un parto vaginal, como si finalmente acaba con una cesárea.

 

 

Fuentes:

Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Cesárea. Recuperado de https://sego.es/mujeres/Cesarea.pdf