Una de las primeras cosas que se hace nada más ver el positivo en la prueba de embarazo es hacer un cálculo para ver cuándo nacerá el bebé. Calcular esa fecha no tiene una gran dificultad, pero sí hay algo de confusión con respecto a desde cuándo se debe empezar a contar. Por eso queremos explicarte bien cómo se calcula la fecha probable de parto (FPP) y responder a tus dudas sobre este tema.

 

¿Cómo se calcula la fecha estimada de parto?

Para saber bien cuándo es probable que nazca tu bebé, debes tener clara la fecha del primer día de tu última regla (FUR). A esta fecha se le han de sumar 280 días, que son las 40 semanas de embarazo, dándole un margen de 15 días.

 

¿Por qué se calcula en base a la última regla y no a la fecha de la fecundación?

Porque saber con exactitud cuando se produjo la fecundación es muy complicado, ya que, por muy regulares que sean tus ciclos, puede haber variaciones en los días de ovulación, y porque los espermatozoides son capaces de sobrevivir en el cuerpo de la mujer hasta 72 horas, en condiciones óptimas, pudiendo realizarse la fecundación días después de mantener relaciones sexuales, cuando se haya liberado el óvulo.

Sólo se puede saber con exactitud la fecha de fecundación en los siguientes casos:

  • Si el embarazo se ha producido mediante fecundación in vitro (FIV).
  • Que haya habido un control exhaustivo de la temperatura basal.
  • Si sólo ha habido una única relación sexual en mucho tiempo.

 

Se calcula con la fecha de la última regla porque es una fecha que sí se puede saber con seguridad en todos los casos, y cuanto más exacta sea, más fiable es el cálculo de la fecha probable de parto (FPP).

 

Situaciones en las que es más complicado hacer el cálculo

  • Cuando los ciclos menstruales son irregulares. Cuanto más irregulares, más inexactos son los cálculos.
  • Si en los últimos 3 meses has usado anticonceptivos, también puede haber ciertas variaciones.

 

Ecografías para recalcular

Esta bien que tengas tus cálculos, pero será en la consulta del ginecólogo, cuando te hagas las primeras ecografías, la de las 12 y las 20 semanas, cuando te confirmarán o variarán, según el tamaño y la evolución del feto, la fecha del parto con una buena aproximación.

Las ecografías se consideran hoy en día el método más fiable y exacto para determinar de cuántas semanas estas. Los fetos en las primeras semanas llevan una evolución muy similar, por lo que es más fácil identificar el periodo madurativo en el que se encuentran. Lo que miden los especialistas es la longitud del feto, medida conocida como crown-rump length (CRL), y que se obtiene midiendo desde la coronilla del feto, a la última pieza ósea de la columna, el coxis. Si en la ecografía, el ginecólogo ve que al tamaño no se corresponde con la primera fecha calculada, se modifica y se establece una nueva fecha probable de parto.

 

¿Influirá la luna llena en mi parto?

Aunque el ciclo lunar y el ciclo menstrual de la mujer se ha relacionado desde la Antigüedad, y se cree que la ovulación y la menstruación solían coincidir con la luna llena y la luna nueva respectivamente, lo cierto es que en la actualidad no se pueden relacionar.  Uno de los mitos más extendidos sobre los partos es que en las noches de luna llena hay más nacimientos, pero la realidad es que hay partos cada día, por lo que, si en días cercanos a tu FPP hay luna llena, no has de dar por hecho que se producirá justo ese día.

 

No te obsesiones con la fecha

El embarazo dura 9 meses, aproximadamente 40 semanas, en las que seguro que te ayuda ir haciendo tu particular cuenta atrás, especialmente los últimos meses en los que el embarazo es más evidente y puede que ya no te sientas tan cómoda. Además, en todo este tiempo no has dejado de imaginar cómo debe ser tener por fin a tu bebé en brazos, pero recuerda que un embarazo a término va desde la semana 37 a la 41, varias semanas de diferencia a lo largo de las cuales podrías ponerte de parto en cualquier momento, haciendo que esa fecha probable de parto haya sido sólo lo que es, una mera orientación.

Está genial que celebres cada nueva semana que vas cumpliendo, pero te recomendamos que no olvides disfrutar esta etapa, tan especial y única como lo será la llegada de tu bebé, sea cuando sea.

 

 

Fuentes: