La bronquiolitis es una enfermedad infecciosa respiratoria cuya causa más frecuente es el virus respiratorio sincitial (VRS), un virus estacional muy frecuente de octubre a abril y una de las primeras causas de visita a Urgencias con bebés menores de 2 años.

El VRS produce infección e inflamación en los bronquiolos, lo que obstruye el paso del aire y dificulta la respiración.

Este virus afecta sobre todo a lactantes y niños menores de 2 años y se da sobre todo en los meses de otoño e invierno, fundamentalmente de octubre a abril.

Sus síntomas iniciales se parecen a los de un catarro normal, por eso a veces su diagnóstico es más difícil. Algo de fiebre, tos y moqueo nasal son los primeros signos de la enfermedad, pero más tarde aparece dificultad para respirar, sibilancias, pitidos en el pecho, ruidos crepitantes, tos persistente e intensa y retracción de las costillas.

Al estar causado por un virus no existe un tratamiento determinado contra la bronquiolitis. Se recomienda mantener bien hidratado al niño, lavarle la nariz con suero, darle antitérmicos si la fiebre es alta… A veces requiere ingreso hospitalario ya que la fiebre es muy alta y la respiración empeora; en esos casos, se recurrirá a un broncodilatador.

Los bebés prematuros, los que padecen alguna cardiopatía o alguna enfermedad pulmonar crónica tienen más riesgo de contraer esta enfermedad y de que sea en ellos más seria, por lo que conviene seguir una serie de recomendaciones para prevenir el contagio.

Medidas de prevención

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Si el bebé ya toma alimentos sólidos, darle alimentos ricos en vitamina C para fortalecer su sistema inmunitario.
  • No dejes que comparta chupetes, biberones o juguetes con otros niños.
  • No fumes ni permitas que se fume delante de tu hijo en espacios cerrados.
  • Ventila todos los días todas las habitaciones de la casa para renovar el aire.
  • Intenta evitar el contacto con personas enfermas.
  • Lava bien sus utensilios de comida (paltos, cubiertos, biberones) tras cada uso.