Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué pasa si se rompe la bolsa amniótica? Te contamos todo lo que necesitas saber.

¿Qué pasa si se rompe la bolsa amniótica? Te contamos todo lo que necesitas saber.

Si estás embarazada seguro que sientes mucha curiosidad sobre la rotura de la bolsa amniótica, lo que comúnmente se conoce como romper aguas. ¿Cómo ocurre, qué se siente y qué debes hacer? A continuación, damos respuestas a todas esas dudas que te rondan. 

Como ya sabrás, a lo largo del embarazo el bebé crece rodeado y protegido por el líquido amniótico dentro del saco o bolsa amniótica. Esta bolsa se rompe normalmente cuando comienza el parto, pero en algunas ocasiones se da una rotura prematura de las membranas de manera espontánea antes de iniciarse las contracciones de parto.

 

¿Cómo sé si se ha roto la bolsa amniótica?

Si la bolsa se rompe, notarás una pérdida de líquido en la zona vaginal. El líquido amniótico es claro, en algunas ocasiones ligeramente blanquecino o rosáceo, y no huele. Se diferencia del flujo vaginal, principalmente en la textura, ya que el flujo tiene aspecto de mucosa. 

Si la pérdida es abundante, no tendrás dudas de que has roto aguas, pero en muchos casos la liberación de líquido es más lenta, por lo que puede que llegues a tener dudas al notar algo de humedad sin haber notado una rotura. Una forma de asegurarte de que estás perdiendo líquido amniótico, es ponerte unas braguitas secas e ir comprobando si se van humedeciendo de manera involuntaria, sin tener ganas de hacer pis.

 

¿Qué debo hacer si se me rompe la bolsa?

Antes de nada, queremos decirte que, si esto sucede, debes mantener la calma porque le pasa a un gran porcentaje de mujeres. Dicho esto, te contamos lo que debes hacer si estás segura de que se ha producido la rotura de la bolsa amniótica:

  • Si todavía no has llegado a la semana 37, te recomendamos que acudas al hospital para que te realicen las pruebas correspondientes y te informen de cómo proceder en tu caso.
  • Si ya has superado la semana 37, comprueba de qué color es el líquido; si es amarillento, verdoso o sanguinolento, es mejor que no esperes y acudas lo antes posible al hospital. Este color en el líquido puede indicar que el bebé ha defecado dentro de la bolsa y en este caso es preciso iniciar el proceso de parto.
  • Si ya has superado la semana 37 y el líquido es claro. En este caso, has de acudir igualmente al hospital para que te examinen, pero si te encuentras bien y sigues notando los movimientos del bebé, puedes hacerlo más tranquila. Date una ducha si te apetece (nunca un baño), y acaba de preparar todo antes de irte al hospital, pero te aconsejamos que no tardes más de 12 horas en ir.

 

¿Y una vez en el hospital?

En cuanto llegues al hospital debes informar de que has roto aguas. Sabiendo esto, los profesionales sanitarios harán las comprobaciones rutinarias para confirmar si efectivamente ha habido rotura de bolsa amniótica, si has comenzado a dilatar y si hay contracciones. Aunque no estés de parto, quedarás ingresada para controlar la evolución, ya que cuando se da una rotura prematura de la bolsa, las contracciones de parto se inician en las 24 horas siguientes en el 90 % de los casos.

Si, por el contrario, al examinarte comprueban que ya hay contracciones y que estás algo dilatada, pasarás directamente a dilatación porque el parto ya estará en marcha.

 

¿Y si no se me rompe la bolsa?

Si la bolsa de líquido amniótico no se rompe, el equipo médico que te atienda decidirá qué hacer según las circunstancias de tu parto y los protocolos del hospital. En algunos se decide romperla para activar el parto y acelerarlo, mientras que en otras situaciones se prefiere esperar y que se rompa de manera espontánea.

 

¿El bebé se puede quedar sin líquido?

Es sin duda una de las principales dudas de todos los padres, y la respuesta es no, ya que el líquido amniótico está constantemente renovándose, por lo que, aunque la bolsa esté rota, sigue generándose liquido amniótico hasta el último momento. De todos modos, estando en el hospital, y controlado por el equipo de profesionales que te atiende, no tienes que preocuparte, ya que ellos tendrán controlado todo lo que os afecta a ti y al bebé.

Sabemos que los últimos meses de embarazo, la inquietud por la rotura de la bolsa y el momento del parto va en aumento, pero recuerda que se trata de un proceso natural por el que pasa cada mujer que da a luz. Esperamos haber despejado tus dudas con este post para que cuando llegue el momento, sepas lo que pasa y qué debes hacer.

 

 

Fuentes:

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto