Será una etapa de gran sociabilidad en la que se reirá con ganas cuando le hagan muecas y carantoñas, su movilidad también habrá mejorado mucho e incluso podrá saltar con ayuda. Seguramente también empiece con la molesta dentición.

El bebé ya ha superado el medio año y cada vez está más grande, con 7 meses ya pesará unos 8,5 kilos y medirá unos 68 centímetros, aunque siempre hay que tener en cuenta que son medidas aproximadas ya que cada niño sigue su propio ritmo.

Desarrollo psicomotor y movilidad

El desarrollo psicomotor del bebé habrá mejorado bastante con respeto al primer semestre, realizará muchos gestos y podrá sostener objetos con mucha firmeza, es muy usual verles golpear los juguetes con fuerza y habrán aprendido a señalar, paso previo a hacer la pinza (sujetar algo empleando solo el dedo índice y pulgar). Con 7 meses ya tienen bastante fuerza en las piernas y si sujetamos al bebé por las axilas podrá ponerse de pie y saltar. Ya permanecerá sentado sin apoyos aunque no todos conseguirán sentarse sin ayuda de los papás. Balanceará su cuerpo de delante hacia atrás para intentar alcanzar cualquier cosa que le interese y si está tumbado boca abajo intentará reptar por el suelo, alguno lo consigue pero para el gateo habrá que esperar un mes o dos más.

Sus primeros dientes

De manera general, a partir de los 6 o 7 meses empiezan a salir los primeros dientes (incisivos inferiores) así que seguramente se encuentren más molestos y llorosos aunque si aún no le salen no hay que preocuparse, algunos bebés pueden empezar con la dentición a los 3 meses y otros esperarán hasta casi el primer año.

Sociabilidad y lenguaje

El bebé será cada vez más sociable, en esta época lo que más le gustará será estar rodeado de sus familiares y hacer juegos con ellos. Se reirá abiertamente cuando le hagan carantoñas o jueguen con él y sabrá imitar gestos como dar palmas o lanzar besos. Sonreirá mucho con la aparición de caras conocidas pero aún llorará si se le deja solo con una persona extraña para él.

Al igual que entiende los juegos, también captará los enfados y el significado de “no” aunque habrá que repetirles las cosas varias veces porque son muy pequeños para recordar ciertas normas. Si le quitamos un juguete seguramente se enfadará y protestará.

Según aumenta su sociabilidad también lo hace su capacidad de habla. En esta etapa serán típicos los gorjeos y los ruiditos, además ya podrán decir sílabas sueltas o juntar dos, aunque carecen de significado.

Alimentación

Entre los 4 y los 6 meses se suele empezar con la alimentación complementaria de cereales sin gluten, frutas y verduras, y a partir de los 7 meses es la etapa idónea para empezar a introducir la carne. El pollo y el pavo serán las primeras en formar parte de la dieta infantil y cuando éstas estén bien asimiladas, se podrá introducir la ternera. Al principio lo mejor es ofrecérsela triturada junto con las verduras aunque si ya tiene dientes, le podemos dar trozos grandes para que los vaya mordisqueando a su ritmo. En esta etapa también se puede empezar con los cereales con gluten y galletas blandas, vigilando que no contengan huevo en su composición.

Estimulación

En esta etapa lo mejor es hacer hincapié en la comunicación, es una etapa de gran sociabilidad en la que disfrutarán escuchando cómo les hablan o les cantan. Hay que jugar con ellos, hacerles muecas y contarles cosas aunque aún no entiendan para ayudarles en su desarrollo del habla y el oído.

También es una etapa de descubrimiento en la que querrán coger todo lo que esté a su alcance y golpearlo, así que si retiramos las cosas peligrosas podemos dejarles que disfruten jugando con objetos cotidianos. Son muy buenos los juguetes causa-efecto (si aprieta un botón hace ruido o se ilumina), las pelotas y los cuentos de diferentes texturas. Otro juego con el que disfrutarán mucho será observándose en el espejo.

Si hace buen tiempo, les gustará mucho salir de paseo y observar todo el entorno.