Los bebés crecen muy deprisa y en este segundo mes notaréis importantes cambios en vuestro pequeño. Estará mucho más espabilado y atento a todo lo que le rodea, incluso empezará a emitir sus primeros balbuceos.

A partir de la quinta semana, el bebé habrá crecido unos 3,5 centímetros y puede empezar a aumentar unos 800 gramos cada mes. Los brazos y las piernas tendrán mayor flexibilidad y los moverá un poco, sobre todo cuanto esté boca abajo. También habrán empezado a desaparecer las arrugas que tenía al nacer.

Su alimentación seguirá siendo exclusivamente la leche. A partir de los dos meses, las tomas suelen ser un poco más regulares pero al igual que antes, la lactancia sigue siendo a demanda. Si gana peso y hay que cambiarle el pañal con frecuencia que es que lo estás haciendo bien.

Pasado el primer mes, el bebé necesitará dormir menos horas. Poco a poco empezará a regular los ciclos del sueño y dormirá más horas seguidas por la noche y menos durante el día. Lo más recomendable es que duerma boca arriba para evitar los riegos de muerte súbita y que se le cambie de postura durante la noche (se le puede poner de un lado o de otro) para evitar deformidades en la cabeza por estar tanto tiempo en la misma posición. Mientras está despierto es mejor ponerle boca abajo para que vaya fortaleciendo el cuello y el tronco.

Otro dato importante es que a partir de este segundo mes los bebés empiezan a producir saliva pero aún no han aprendido a tragarla de forma automática, así que babeará un poco. Basta con limpiarle la boca y ponerle un babero si queremos. Habrá que tener cuidado con los juguetes que le damos, ya que en esta etapa tienen tendencia a llevarse todo a la boca.

Nuevas habilidades del bebé de dos meses

A los dos meses ya se puede observar bastante evolución en las habilidades del pequeño. Son capaces de levantar la cabecita un poco y de moverla de lado a lado. También consiguen mover los ojos y seguir algunos movimientos. La mayoría reconocen ya las caras de los papás e interactúan más con el entorno que les rodea.

Las piernas empiezan a tener más fuerza y se hacen conscientes de sus propias manos. Las observan con mucha frecuencia y aprenderán a agarrar cosas pequeñas. También es común que en esta etapa aprendan a rodar sobre sí mismos. Dos de los acontecimientos más emocionantes para los padres en este mes es que empezarán a emitir sus primeros balbuceos y responderán con alguna sonrisa cuando les hablen o en respuesta a otra sonrisa.

Pero aunque algunos de estos comportamientos son predecibles a cierta edad, cada niño es distinto así que no hay que obsesionarse si tardan más o menos en desarrollar algunas habilidades.

¿Cómo podemos estimular a nuestro bebé?

Para estimular su desarrollo podemos mover delante de él sonajeros, peluches o algún muñeco que suene. Los podemos agitar para que los siga con la mirada o hacerlos sonar cerca de él para que desarrolle el sentido del oído. Es bueno que nos pongamos cerca del pequeño para que si estira los bracitos pueda tocar los muñecos y que le sentemos un poco incorporado con cojines para que pueda ver mejor. También hay que tocarle las manos para que empiece a reconocerlas y hacer que las mueva.

En este segundo mes empieza a sociabilizarse así que debemos hablar con él y cantarle aunque no nos entienda. Una vez al día también es bueno darle un paseo en brazos y hacerle suaves masajes para transmitirle seguridad y afecto.