A esta edad el bebé no querrá parar un momento, le gustará investigar por toda la casa, hacer todo él solito e imitar lo que hagan los papás. Habrá que extremar la precaución aunque siempre estimulándole a que mejore sus habilidades.

Su crecimiento se ha ralentizado desde que cumplió el primer año, con 14 meses pesará una media de entre 8,5 y 13 kilos y mediará entre 70 y 85 centímetros aproximadamente, un poquito más que en el mes anterior.

Nuevas habilidades

En esta edad continúa la rápida evolución de sus habilidades motrices: cada vez tiene más fuerza muscular, podrá levantarse y agacharse apenas sin apoyo e, incluso, andar hacia atrás. Su habilidad manual también será más fina y manejará mejor los cubiertos, puede que ya consiga beber con una vasito, aunque más de la mitad del agua irá a parar al suelo. Lanzará los juguetes para observar cómo caen y le gustará mirar cómo ruedan las pelotas por el suelo. Su coordinación mejorará día a día.

Intentará coger todo lo que esté a su alcance y le gustará corretear por toda la casa. Es una etapa en la que es importante extremar la precaución ya que aunque hay que dejarle a su aire y que experimente, muchos de los accidentes son evitables.

El bebé de 14 meses cada vez se sentirá más independiente y querrá hacer las cosas por sí mismo, le gustará intentar comer solito, se interesará por las tareas que hacen los mayores y seguramente se enfade cuando no le salgan bien las cosas.

A esta edad su lenguaje también habrá sufrido una evolución con respeto a los meses anteriores. Sabrá pedir lo que quiere mediante alguna palabra o con gestos y seguramente sepa señalar las partes del cuerpo. Su vocabulario se habrá ampliado a unas cuantas palabras aunque su pronunciación no sea muy buena y sabrá el nombre de algunos objetos, personas y animales. Es una etapa en la que entenderá mucho más de lo que sepa decir.

Alimentación y sueño

La alimentación en el decimocuarto mes será muy parecida al menú que lleve el resto de la familia pero hay que seguir evitando darle azúcar o comidas con mucha grasa. Es importante que los padres respeten sus horarios y evitar darle de comer entre horas. Desde que son pequeños es necesario acostumbrarles a unos hábitos saludables a la hora de las comidas para que se mantengan en la adolescencia y edad adulta.

Asimismo, dormirá menos, unas 13 horas diarias repartidas entre la noche y una siesta después de comer de 2 horas. Prácticamente dormirá toda la noche seguida y es frecuente que en esta etapa desarrolle un cariño especial por algún peluche u otro objeto. Se llaman “objetos de transición” y sirven como consuelo en caso de que el bebé necesite a los papás cuando éstos no estén, por ejemplo, cuando se despierte en mitad de la noche. Estos “objetos de transición” suelen proporcionar consuelo y seguridad.

Estimular a un bebé de 14 meses

Para estimular al pequeño de 14 meses se pueden poner en práctica numerosos juegos y actividades. Es una etapa de curiosidad y experimentación y le gustará hacer infinidad de cosas nuevas: pintar con los deditos, los juguetes luminosos y coloridos, los instrumentos infantiles…

Para sus habilidades motoras nada mejor que jugar al pilla-pilla, en alguna habitación que hayamos previamente adaptado, con algunos cojines por el suelo; jugar a la pelota rodándola por el suelo también le encantará, al igual que caminar sobre texturas diferentes, primero la alfombra, luego el suelo, después sobre una almohada… A esta edad cada vez estará más activo por lo que habrá que extremar la precaución.

La lectura seguirá siendo una de sus actividades favoritas, sobre todo antes de irse a la cama. Aparte de fomentar los vínculos afectivos, el pequeño se divertirá observando los dibujos llamativos, pasando las páginas y escuchando las historias.