Pasado el primer año sus habilidades habrán evolucionado mucho, empezará a dar sus primeros pasitos y le gustará intentar hacer las cosas por sí mismo, además, ya comerá casi de todo y llorará menos cuando esté solito.

Pasado el primer año el crecimiento del bebé empezará a ralentizarse un poco, a los 13 meses el peso medio estará entre los 8 y los 13 kilos y medirá entre 70 y 80 centímetros aproximadamente.

Sus nuevas habilidades

En esta etapa, el pequeño empezará a dar sus primeros pasos gracias a la evolución de sus habilidades motoras, aunque aún andará de manera un poco patosa y se caerá unas cuantas veces. Seguramente al principio necesite ir sujetándose un poco pero lo importante es que se le deje a su aire para que él solo vaya experimentando y conociendo su entorno y su cuerpo.

Sus habilidades manuales también habrán avanzado y podrá coger con mayor habilidad objetos más pequeños, alguno empezará con sus primeros garabatos e intentos de usar los cubiertos para bebés, pero aún le quedará un poco para dominar la técnica. Eso sí, consigue meter los juguetes en una caja o cajón y lanzar pelotas.

Respecto a su lenguaje, empezará a reproducir e imitar algunos sonidos de su entorno y podrá verbalizar unas cinco palabras (generalmente las que más le han repetido en casa). Aunque su vocabulario no es muy amplio, entiende más cosas de las que sabe decir y para expresar algo hace gestos o señala. Asimismo, se reirá con frecuencia cuando le hagan bromas o jueguen con él sus papás o familiares y lanzará besitos cuando se lo pidan.

Empezará a desaparecer la etapa de la angustia por la separación aunque mantendrá cierta desconfianza hacia los extraños. Le gustará estar con otros bebés de su edad pero aún seguirá con el juego en paralelo, más que jugar con otros niños, le gustará observarlos. Es una etapa de mayor autonomía en la que intentará hacer cosas por sí mismo, es muy importante dejarle, dentro de unos límites, para fomentar su independencia.

Alimentación

Con trece meses ya comerá prácticamente de todo y compartirá la mesa con el resto de la familia, los cubiertos aún le resultarán complicados pero ciertas comidas sólidas las podrá comer perfectamente con las manitas.

Estimular al bebé de 13 meses

Para estimular al bebé de treces meses lo mejor son los juguetes y juegos coloridos, que hagan ruido y que tengan luces pues llamarán mucho su atención y le ayudarán a desarrollar el sentido del oído y de la vista.

También disfrutará aporreando instrumentos para niños de su edad pero habrá que estar preparados en casa para las pequeñas creaciones artísticas del niño. También relacionado con la creatividad, se le pueden ofrecer pinturas para que dibuje con las manitas, utilizar los lápices de colores o ceras aún le costará un poco pero no hay que dejárselos de ofrecer.

Los juegos para estimular sus habilidades motoras, como tirar la pelota, los correpasillos, animarle a que persiga un globo o ponerle cojines para que trepe por ellos serán muy divertidos y útiles.

Es importante iniciarle en el mundo de la lectura, si no lo hemos hecho antes, y reservar un ratito todos los días para leer un cuento en familia. Antes de dormir le ayudará a relajarse y a conciliar el sueño.