La baby led weaning es una nueva manera de introducir la alimentación sólida en la dieta del bebé que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Baby led weaning significa alimentación dirigida por el bebé, y se refiere a un método que se basa en que la introducción de la alimentación complementaria es una necesidad educativa para que el niño aprenda por sí solo a comer como un adulto, y no una necesidad nutricional ya que el bebé debe alimentarse principalmente de leche hasta el primer año de edad.

De esta manera, en lugar de ir introduciendo purés en su dieta, se le van dando alimentos sólidos para que sea él quien decida qué quiere comer y cuánta cantidad, dejando que pruebe la comida y la toque con sus manos.

Los expertos que apoyan este sistema resaltan que la alimentación a demanda evita la alimentación exclusiva de purés ya que los adultos no solemos comer purés más que de vez en cuando. Así, lo ideal sería dejarle a su alcance (pero nunca obligarle a comerlo) trozos de comidas blandas (fruta, pasta, verdura) para que los pueda agarrar con sus manos y los explore mordiéndolos, chupándolos, etc. De esta manera se acostumbra a su tacto y su textura.

Esta forma de alimentar al bebé es muy distinta de la tradicional, y tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Ventajas

- Permite al bebé descubrir sabores, texturas, colores y olores.

- Fomenta el desarrollo de la coordinación mano-ojo y de la psicomotricidad fina.

- Favorece la independencia y autonomía del pequeño. Aprende a comer por sí solo desde el principio.

- No es necesario hacer una comida especial para el niño, come (más o menos) lo mismo que los adultos.

- No tiene que aprender a comer de una determinada forma (purés) para desaprenderla a los meses.

- Los expertos señalan que los niños que siguen este método de alimentación presentan menos problemas derivados de la comida: no querer probar nuevos alimentos, no querer masticar…

Inconvenientes

- Es un método sucio y muy lento. El niño no come en 10 minutos, sino que se puede tardar mucho más, hay que tener tiempo y paciencia.

- No se controla de la misma manera la cantidad que come. Los nutrientes que necesita, en su gran mayoría, se los seguirá proporcionando la leche.

- Hay que estar siempre con él, no se le puede dejar solo ya que hay riesgo de atragantamiento (aunque no más que comiendo comida triturada).

- A partir del año de edad la leche ya no es suficiente, por lo que el bebé deberá de haberse acostumbrado a comer de esta manera, sino, habrá que darle papillas para completar su nutrición.

En el caso de que estés interesada en disponer de más información sobre las recomendaciones más tradicionales para diversificar la dieta, puedes visitar nuestros artículos:

Pautas para diversificar la dieta

La alimentación complementaria parte 1

Llegó el momento de las papillas

Nuevos sabores y texturas