Para tu pequeño puede resultar molesto y hasta doloroso tener ganas de hacer caca y no poder. Eso le afecta mucho a él y a ti te provoca angustia porque no sabes cómo ayudarle. No sufras, el estreñimiento suele ser temporal y puede solucionarse cambiando algunas pautas en su rutina diaria, principalmente en su alimentación, que debe ser rica en fibra y beber mucho líquido, que mejora el tránsito intestinal.

¿Tu pequeño esta irritable, no quiere comer, le duele la tripita y llora cuando intenta hacer caca? Tranquila, no está enfermo, solo está estreñido y es algo que suele afectar con frecuencia a los niños. Por estreñimiento se entiende la falta de evacuación intestinal más de 3 días o hacer las heces duras como bolitas, aunque sean varias veces al día. No sufras porque su 'mal' tiene fácil solución. Lo que debes preguntarte es qué se lo ha ocasionado. Pueden ser cambios en su dieta habitual; un bajo consumo de alimentos con fibra; factores hereditarios... Aunque debes consultar con su pediatra cómo abordar la situación, te proporcionamos algunos consejos que te pueden resultar útiles para evitarlo:

En su dieta no deben faltar alimentos ricos en fibra como vegetales (lechuga, espinacas, acelgas...), crudos o cocidos, o frutas, que suelen ser del agrado de los niños: crudas,
en compota, zumos, puré... Tampoco olvides incluir cereales con fibra (avena, centeno...)
y aceite de oliva en la preparación de sus platos. Un consejo práctico: haz que tome un rico zumo de naranja en ayunas.

Beber agua en abundancia y practicar ejercicio ayuda a mejorar y acelerar el metabolismo digestivo de tu bebé.

Los masajes en su tripita, siempre en el sentido de las agujas del reloj, también resultan
muy efectivos. Así como flexionarle las piernas hacia el abdomen cuando veas que se está poniendo rojo y no puede hacer caquita.

No optes por los supositorios, ni otro remedio que no te haya recomendado previamente
su pediatra.

Y en el caso de que esté tomando alimentos infantiles, consulta con tu pediatra la posibilidad de utilizar leches AE, papillas elaboradas a partir de cereales integrales, o preparados a base de frutas que faciliten el tránsito intestinal.