A partir de los 2 años los niños tienen la capacidad de aprenderse los números, aunque aún no entenderán bien su concepto. No será hasta los 3-4 años cuando puedan identificarlos correctamente y contar pequeñas cantidades, el primer paso para las operaciones matemáticas.

En cuanto aprenden a hablar, los niños pueden aprenderse las series de números. Así, verás a muchos niños de 2 años que saben contar del 1 al 10. Esto no significa que entiendan el concepto de número o qué significa que haya 2 manzanas o 3 peras… Estos conceptos más complicados los empezarán a entender con 4 años, momento en el que ya serán capaces de aprender sus primeras nociones de matemáticas: el orden de los números y por qué es ese orden y no otro, que cada número tiene un valor propio, cómo contar cantidades pequeñas, etc.

Los números y las matemáticas pueden resultar algo áridas y aburridas para algunos niños, aunque habrá a otros que les encanten desde pequeños. Si tu hijo es de los primeros, puedes recurrir a juegos y actividades divertidas para ayudarle en su aprendizaje.

Para empezar hay que enseñarle los números del 1 al 10 y el orden en el que van. Para que identifiquen cada número con el concepto al que aluden, podéis dibujar entre los dos en unas cartulinas cada uno de los números con un objeto repetido tantas veces como indique el número correspondiente (por ejemplo, en la cartulina del 3, 3 tomates; en la del 4, 4 flores, etc.).

Existen también canciones pegadizas que tratan sobre los números y ayudan a aprenderse el orden de los mismos.

Una vez los tiene identificados, llega la hora de aprender a escribirlos. Podéis comprar cuadernillos de caligrafía o dibujarlos bien grande en un folio o una pizarra y que el niño copie los trazos debajo.

El siguiente paso será contar pequeñas cantidades. Para esto sirve cualquier actividad cotidiana. Por ejemplo, si vais paseando por la calle podéis contar los árboles que hay delante de casa; en la compra, el número de manzanas o tomates que habéis cogido; al recoger la ropa, cuántos calcetines habéis doblado, etc.

Cualquier juego o actividad permite practicar con los números para que formen parte del día a día del pequeño.