Es posible que, tras las tomas o las comidas, hayas notado a tu bebé algo incómodo, molesto e irritable, y si no observas otros síntomas, hay muchas probabilidades de que se trate de gases. No es nada grave, pero sí supone una molestia para los pequeños, que pueden llegar a llorar durante horas hasta que por fin consiguen expulsar esos inoportunos gases. A continuación, te explicamos qué son, cómo afectan a tu bebé, qué hacer para aliviarlos y cómo prevenirlos.

¿Por qué tiene gases?

El exceso de gases se produce cuando:

  • Entra demasiado aire en el sistema digestivo del bebé.
  • Se generan demasiados gases en el estómago al fermentarse los alimentos.
  • Cuando expulsa menos gases de los que debería.

¿Cómo se manifiestan?

Los gases se expulsan a través de eructos o ventoseo.

¿Cuándo tienen más gases los bebés?

Alrededor del 80% de los bebés tiene gases sólo durante los primeros meses de vida, pero pueden prolongarse hasta los 2 años.

Al poco de nacer, los gases se producen por la falta de madurez de su sistema digestivo, y porque muchos bebés tienen un reflejo gastro-cólico que hace que cuando comen empiece a moverse el intestino.

¿Cómo puedo ayudarle a que expulse los gases tras las tomas?

Es posible que durante la toma de pecho o de biberón, tu peque haya tragado, además de leche, algo de aire. Antes de que se acumule y llegue a causarle molestias, es mejor que le ayudes a expulsarlo con las siguientes posturas:

  • Estando tú de pie, acomoda al bebé bocabajo sobre tu brazo o sobre el regazo, poniendo tu mano en su tripa. Intenta que su cabeza quede más elevada que el resto del cuerpo. 
  • Colócale sobre tu pecho dejando su cabeza a la altura de tu hombro. Se trata de la típica postura que todo el mundo conoce para la expulsión de gases. No es necesario que les golpecitos en la espalda, simplemente adoptando esta posición, acabará expulsando los gases. Si el bebé es muy pequeño, es probable que los gases vengan acompañados de alguna regurgitación, así que te recomendamos cubrirte el hombro con una gasa de algodón.
  • Siéntate y colócalo bocabajo sobre tus rodillas, ponle una mano en su tripita y otra en la espalda presiona muy suavemente.

Si ves que no saca el aire al pasar unos minutos, no te preocupes, a veces lo hacen de manera silenciosa, o simplemente no lo expulsan en ese momento porque no lo necesitan.

¿Puedo evitar que llegue a tener exceso de gases?

Cuando son porque traga mucho aire

Si el exceso es debido a que entra demasiado aire cuando come, esto puede ser porque come con ansiedad,. Una opción es ofrecerle el pecho con más frecuencia. Muchos pediatras recomiendan darle leche a demanda, ya sea con lactancia materna o de fórmula, y si no pide, no dejar que pasen más de dos horas sin que le ofrezcas. Lo que es importante es que consultes con tu pediatra ya que podrá aconsejarte según las necesidades de tu bebé.

Te damos algunos consejos más para evitar que trague demasiado aire mientras se alimenta:

  • Utiliza tetinas específicas para evitar los gases.
  • Si le das pecho, introdúcele la areola completa del pezón en la boca.
  • Cuando le introduzcas la tetina en la boca, asegúrate de que ya está llena de leche.
  • Deja que coma a su ritmo, sin prisa.

Cuando su organismo genera exceso de gases

En algunas ocasiones, este exceso de gases es provocado por alguna intolerancia o alergia del bebé a algún compuesto de la leche (lactosa, proteínas lácteas…) Consulta con tu pediatra para descartar la intolerancia o alergia y en caso de confirmarse, establecer el tratamientos nutricional adecuado.

Cuando expulsa menos gases de los que debería

Como comentábamos antes, puede que los gases se deban a que no expulsa la cantidad que necesita respecto a los que genera. Puedes ayudarle realizando lo siguiente:

  • Tumba al bebé bocarriba y sujetándole las piernas, muéveselas como si estuviera pedaleando.
  • Hazle un suave masaje abdominal. Lo ideal sería que se lo pudieras realizar unas 5 veces al día, aprovechando los cambios de pañal.

Cuando un bebé tiene gases, puede llegar a ser realmente molesto, no sólo para el bebé que lo sufre, sino para toda la familia, ya que ver que llora durante horas y no poder calmarle crea mucha ansiedad en los padres. Esperamos que nuestros consejos te ayuden a aliviar y prevenir los incómodos gases del bebé.

 

Fuente: