Aunque parezca sorprendente, llevar una alimentación adecuada es imprescindible para desarrollar al máximo el coeficiente intelectual. Y es que nuestra inteligencia depende de la claridad mental, la rapidez de pensamiento, la atención, la concentración o la memoria, aspectos todos que pueden mejorarse gracias a la alimentación. ¿Quieres saber cómo alimentar tu intelecto?

Diversos estudios realizados durante las décadas de los 60 y los 80 demostraron que hay una conexión directa entre nutrición e inteligencia. Así, se ha ido comprobando cómo la ingesta de ciertas vitaminas y minerales puede aumentar eficazmente la velocidad del cerebro para procesar información. Es decir, ayudan a pensar más rápido y fortalecen la concentración.

Vitaminas y minerales que aceleran el cerebro: El zinc, la vitamina B1, B6, B12 y el ácido fólico. Todos estos nutrientes contribuyen a la rapidez mental. Puedes encontrar estos nutrientes en la carne, los lácteos, los frutos secos, las legumbres o los cereales.

Ácidos grasos poliinsaturados: Los ácidos grasos poliinsaturados mantienen el cerebro “bien engrasado”. Son especialmente importantes los niveles de omega-3, y más en concreto de DHA (ácido docosahexanoico), que forman parte de las estructuras cerebrales ayudando a la maduración de las mismas en el momento del embarazo, durante la lactancia, y continuando durante la primera infancia. El pescado es rico en DHA, en especial el pescado azul, y también lo contienen las yemas de huevo.

La glucosa: Mantener el equilibrio del nivel de azúcar en sangre es esencial para la inteligencia ya que el principal combustible del cerebro es la glucosa. Si los niveles de ésta descienden, la concentración baja. Por eso, para rendir en el colegio, los niños tienen que desayunar bien, comer algo a mediodía e incluir en su dieta carbohidratos provenientes del pan, arroz, cereales, pasta y legumbres, que mantienen estable el nivel de glucosa en sangre, evitando así la hipoglucemia.

Aparte, hay muchos otros alimentos que favorecen el correcto funcionamiento de la mente, puedes, verlos en el artículo Nutrición para la mente.