Un niño de 2 años ya puede comer prácticamente de todo, solo hay que evitar ciertos alimentos picantes o más fuertes y darle raciones más pequeñas. Además, ya es suficientemente mayor como para comer solo con sus propios cubiertos y sentado a la mesa con el resto de la familia.

A los dos años, el niño necesita unas 1.300 kcal/día, 30-40 gramos de proteínas, entre 130 y 180 gramos de hidratos de carbono y unos 45-55 gramos de grasa al día.

En cuanto a los alimentos, los carbohidratos deberán proporcionar un aporte energético del 55 al 60% del total de las calorías ingeridas; las grasas se sitúan en el 30% del total; y las necesidades de proteínas deben constituir del 12 al 15%. Se debe respetar una proporción de, al menos, el 50% de proteínas animales para asegurar un aporte suficiente de aminoácidos esenciales.

A esta edad, se sigue en plena etapa de crecimiento, por lo que el niño necesita que su dieta sea muy completa y variada para asegurar todos los nutrientes que necesita. En este periodo se establecen sus gustos y pautas alimenticias, por lo que es fundamental que aprenda a comer de todo.

Ya no necesita comer tan a menudo como antes, por lo que es momento de reducir sus comidas a 5 al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

También es capaz de sentarse a la mesa con los demás miembros de la familia y comer lo mismo que el resto, aunque con raciones más pequeñas. Habrá algunos alimentos que todavía sean muy fuertes para él y los rechace, en especial platos fuertes y picantes. Asimismo, tienes que tener todavía cuidado con ciertos alimentos con los que puede atragantarse, como los frutos secos .

Es un buen momento para empezar a enseñarle a usar los cubiertos(menos el cuchillo) y modales en la mesa, como a no comer con la boca abierta o no levantarse de la mesa hasta que se haya acabado, reglas sencillas y adaptadas a su edad.

Pautas a tener en cuenta…

- Ya puede tomar leche de vaca, aunque es mejor que hasta los 3 años le des una fórmula especial de crecimiento ya que contiene menor cantidad de grasas saturadas y está enriquecida con calcio y otras vitaminas y minerales.

- Su aparato digestivo no acepta tanta fibra como un adulto, por lo que debes controlar la cantidad diaria que le ofreces.

- Un problema común a esta edad puede ser la falta de hierro. Debes darle alimentos ricos en hierro y en vitamina C para asegurar la absorción de éste.

- La base de una alimentación sana y equilibrada son los hidratos de carbono (cereales, pasta, arroz…) y las frutas y verduras. En cambio, las porciones de lácteos y carnes deben ser más moderadas.

- Evita la ingesta diaria de grasas saturadas y azúcares añadidos (bollería industrial, mantequilla, helados…).

- Los niños de 2 años son muy caprichosos y en seguida se enrabietan, por lo que la hora de la comida puede ser un momento complicado. El problema más habitual es que se niegue a comer ciertos tipos de alimentos, como pescado, verduras… Debes conseguir que coma de todo, para lo cual tendrás que recurrir a toda tu paciencia y a pequeños trucos (como enmascarar los sabores que más le desagradan con salsas) para que su dieta sea realmente completa.