Tu hijo ya tiene 2 años y lejos quedan todas las preocupaciones que te originó la introducción a la alimentación complementaria (AC), pero ¿puede ya comer de todo? ¿Qué necesita? ¿Debería comer solo? En este post te contamos todo sobre la alimentación en los niños de 2 años y te damos algunas recomendaciones importantes.

 

Los nutrientes que necesita para seguir creciendo

Un niño de 2 años debe consumir, aproximadamente, unas 1.300 kcal/día distribuidas de la siguiente forma:

  • Entre 130 y 180 gramos diarios de carbohidratos cuyo aporte energético es de entre el 55 % y el 60 % del total de calorías ingeridas.
  • Entre 30 y 40 gramos de proteínas al día que suponen entre un 12 % y un 15 % de aporte energético. Es importante intentar respetar el 50 % de proteína de origen animal que contiene aminoácidos esenciales.
  • Entre 45 y 55 gramos de grasa al día que le proporcionan el 30 % necesario.

Niño de 2 años comiendo espagueti

 

Dieta variada y completa

Desde que el niño comienza con la alimentación complementaria (AC) debe alimentarse con una dieta completa y variada que incluya todos lo grupos de alimentos en las proporciones recomendadas, pero es a partir de los 2 años, cuando será mucho más consciente de lo que come, por lo que un menú equilibrado es ahora más importante que nunca.

Estas pautas pueden ayudarte a hacer que su dieta contenga todo lo que necesita:

  • Leche y derivados lácteos. Son vitales en esta edad, ya que es su mayor fuente de calcio. Lo ideal es que tome al menos 500 ml entre leche y derivados, intentando evitar las mantequillas, margarinas y quesos demasiado grasos. Hasta los 3 años puedes darle fórmula especial de crecimiento, ya que contiene menor cantidad de grasas saturadas y está enriquecida con calcio y otras vitaminas y minerales.
  • Carne. Evita las que son demasiado grasas, así como las pieles de las aves, las vísceras y los sesos. Puede comer embutidos, pero limitando las cantidades por tratarse de productos demasiado grasos.
  • Pescados. Si es posible, opta por los pescados blancos, ya que son los menos grasos.
  • Huevos. Evita darle más de 1 al día o 3 a la semana.
  • Fruta y verdura. Tanto en la comida como en la cena debe haber verduras y hortalizas y 3 piezas de fruta repartidas a lo largo del día.
  • Cereales. Son una gran fuente de energía y debe comerlos cada día.
  • Legumbres. Son también muy importantes y debe tomarlas como mínimo 2 o 3 veces a la semana. 

Recuerda que la base de una alimentación sana y equilibrada son los hidratos de carbono (cereales, pasta, arroz, etc.) y las frutas y verduras. En cambio, las porciones de lácteos y carnes deben ser más moderadas.

Niña de 2 años comiendo fresas

 

Otras pautas y recomendaciones generales

Ya sabes lo más importante, pero la alimentación implica mucho más que las calorías o los grupos de alimentos. A continuación, te damos algunas claves que te servirán en esta nueva etapa:

  • Los bebés hacen muchas tomas y comidas, pero a partir de los 2 años esto se normaliza y ya comienzan a hacer las 5 comidas diarias que realizarán el resto de su vida: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.
  • Tu hijo puede comer lo mismo que el resto de la familia, sólo que, en una cantidad menor, y evitando la sal en exceso y los platos muy fuertes o picantes.
  • Ya está más que capacitado para comer con cubiertos, así que, si todavía no los usa, es buen momento para empezar. 
  • Debes seguir prestando mucha atención a los atragantamientos y a los alimentos que podrían provocarlos: frutos secos, salchichas de Frankfurt, cerezas, uvas enteras, rodajas de zanahoria cruda, palomitas de maíz, y en general, cualquier trozo grande de alimento crudo.
  • Un problema común a esta edad puede ser la falta de hierro. Debes darle alimentos ricos en hierro y en vitamina C, ya que favorece su absorción.
  • Evita el consumo de bebidas y alimentos ricos en azúcares añadidos como las bebidas azucaradas o la bollería industrial. Estos productos son muy calóricos y aportan muy pocos nutrientes.
  • Enséñale a respetar los horarios de las comidas para evitar que picar entre horas se convierte en un hábito.
  • No te obsesiones con las cantidades, es más importante la calidad de lo que come que la cantidad.
  • Recuerda que el momento de la comida debe ser un momento agradable. No le fuerces a comer y evita aplicar castigos o premios. En esta etapa es normal que empiece a manifestar sus gustos y sea más selectivo con lo que come, pero con uno buenos hábitos de base y un poco de paciencia, verás como esta fase pasa y acaba comiendo de todo.

¿Cómo llevas la alimentación con tu pequeño en esta nueva etapa? ¿Crees que está adquiriendo hábitos saludables? ¿Qué es lo que más te está costando?

 

 

Fuentes:

Royo Bolea, Cristina y García García, Montserrat. (2018). Alimentación del niño de 2 a 5 años. Familia y Salud. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. Recuperado de http://www.familiaysalud.es/crecemos/el-preescolar-2-5-anos/alimentacion-del-nino-de-2-5-anos

Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria. (2009). Programa de Salud Infantil. Alimentación de los 2 a los 18 años. Recuperado de https://www.aepap.org/sites/default/files/alimentacion_2-18a.pdf