El cerebro es el órgano centro de control de todo el cuerpo, responsable también de acciones como el pensamiento, la memoria, las emociones o el lenguaje. Es sumamente complejo. En los primeros meses de gestación es cuando se forman las células cerebrales y a medida que evoluciona el embarazo se van agregando millones de células y conexiones cerebrales más.

Para llevar a cabo esta fascinante tarea es necesario asegurar el aporte diario de ciertos nutrientes en mujeres embarazadas y que dan el pecho, ya que los nutrientes que pasen a través de la placenta o a la leche materna, pueden contribuir al desarrollo normal del cerebro y de sus funciones cognitivas. En el caso de que la lactancia materna no sea posible, es importante que las leches infantiles que se utilicen también contengan este tipo de compuestos. Asimismo, después de la lactancia, asegurar el aporte de dichos nutrientes en el niño, puede ser un punto importante en su desarrollo.

Uno de los nutrientes que más se relaciona con las funciones cerebrales es el ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso omega-3. La ingesta materna de 200mg de DHA, como complemento a los 250 mg que se recomiendan en general en todos los adultos, contribuye al desarrollo normal del cerebro del feto y del lactante alimentado con leche materna. Incluso en los adultos, se puede decir que un correcto aporte de DHA contribuye al mantenimiento del normal funcionamiento del cerebro.

Asimismo, el hierro es uno de los nutrientes “afortunados” que se relacionan habitualmente con el desarrollo cerebral. Asegurar un correcto aporte de hierro de los niños después de la lactancia materna, contribuye a su desarrollo cognitivo normal. Incluso en adultos, se puede decir que un correcto estado de este nutriente contribuye a una normal función cognitiva.

Por su parte, en adultos, un correcto aporte de yodo, zinc y agua (pudiendo añadir también el DHA y hierro) contribuye a la función cognitiva normal. En los niños, todavía se están realizando estudios para conocer las cantidades más adecuadas.

En Laboratorios Ordesa, como especialistas en alimentación infantil, prestamos gran importancia a los nutrientes relacionados con el correcto desarrollo y maduración de los lactantes, por esta razón la mayor parte de nuestras leches infantiles están suplementadas con en hierro y en DHA, como es el caso de Blemil plus forte 2, Blemil plus 2 AE o Blemil plus 3 crecimiento.