Las alergias alimentarias son cada vez más frecuentes entre la población infantil. Las más comunes son a la leche de vaca, el huevo o el gluten, pero también hay niños que sufren alergia a las rosáceas, plantas que dan algunos de los frutos que ingerimos, como el melocotón, la manzana, el kiwi o la paraguaya.

En los últimos 30 años se ha incrementado el número de personas que sufre alergia a las rosáceas, un tipo de plantas que da frutas como la manzana, la pera, el melocotón, la ciruela, el albaricoque, etc. No obstante, la mayoría de las personas que padece este tipo de alergia lo son a los frutos de verano que tienen pelillos en su piel, como el melocotón o el albaricoque.

Esta alergia es más común en ciertas zonas de España, como Andalucía o las Islas Baleares, y en personas que también son alérgicas al polen.

Generalmente solo provoca una urticaria al contacto con la piel de la fruta en las manos y los labios, aunque también puede causar el síndrome de alergia oral, inflamación y picor en la boca, los labios y la garganta al comerlas; y, en los casos más raros y graves, alergia a la proteína PRU p 3 que se encuentra en la piel de estas frutas. Esta última manifestación puede ser más grave y llegar incluso a causar un shock anafiláctico.

Las frutas que pueden causar este tipo de reacciones son las cerezas, las ciruelas, las nectarinas, los kiwis, las fresas, las moras, los albaricoques, los melocotones, las paraguayas, las piñas y los plátanos.

En cuanto al tratamiento, como todas las alergias no existe cura definitiva, lo principal es evitar el contacto con el alérgeno que provoca los síntomas. Si solo se tiene alergia a la piel de la fruta se podrá seguir comiendo ese tipo de alimentos, solo tendrá que pelarlos otra persona. Aunque en muchas ocasiones, para evitar riesgos, se acostumbra a eliminarlos de la alimentación.

Sin embargo, si la reacción se produce al ingerir la fruta, habrá que averiguar a qué frutas en concreto se tiene alergia y evitar totalmente cualquier plato que pueda contenerlas: tartas, bizcochos, salsas, etc.