De entre todas las alergias alimentarias, la más conocida es la alergia a los cereales con gluten, pero lo cierto es que hay muchos niños y adultos que desarrollan alergia a aquellos cereales que no contienen este componente, como son el arroz o el maíz. En este post te explicamos en qué consiste la alergia a cereales sin gluten y cuáles son los síntomas para detectarla.

 

Alergia a los cereales

La alergia a este grupo de alimentos es menos frecuente que a otros grupos de alimentos, e influyen elementos como la zona geográfica o la edad. En países como España, Gran Bretaña o EEEUU, es mucho más frecuente la alergia al trigo porque es el cereal más presente en la dieta y en numerosos productos procesados. Sin embargo, en países asiáticos como Japón, es mucho más frecuente la alergia a los cereales sin gluten como el arroz, ya que, en esta parte del mundo, se trata de un alimento básico.

Cereales sin gluten

Los cereales sin gluten más conocidos son el arroz, el maíz, la quínoa (considerada por su composición un cereal aunque en realidad no lo sea) y el trigo sarraceno, pero hay otros como el mijo, el sorgo, el amaranto o el teff, que no son cereales tan comunes.

Exposición de varios granos de cereales sin gluten y productos derivados

 

Síntomas de la alergia a cereales sin gluten

Aunque esta alergia es 6 veces más frecuente en adultos que en niños, puede surgir en cualquier momento de la vida. Las señales que dan la voz de alarma son las que suelen darse también en otras alergias alimentarias:

  • Urticaria o eccema.
  • Dolor e hinchazón abdominal.
  • Diarreas.
  • Vómitos.
  • Asma y dificultad para respirar.

 

Estos síntomas suelen percibirse pocos minutos después de ingerir el cereal, o algún producto o comida que lo contenga, o incluso un par de horas después.

Las alergias afectan a cada persona de manera diferente; algunos presentan todos o alguno de estos síntomas de manera leve, mientras que otros los experimentan con mayor intensidad.

En cualquier caso, es importante consultar con el pediatra para que, realizando las pruebas correspondientes, pueda confirmarse que son los cereales sin gluten los que provocan una reacción a tu pequeño.

Mujer en el supermercado leyendo la etiqueta de un producto

 

Tratamiento para la alergia a los cereales sin gluten

La mejor manera de evitar reacciones es excluyendo totalmente de la dieta de tu hijo el cereal en concreto que le afecta, y cualquier derivado o producto procesado que lo pueda contener. Es muy importante que revises de manera rigurosa el etiquetado de los alimentos para descartar la presencia del cereal en cuestión.

De los cereales sin gluten más comunes, el arroz es el más fácil de controlar, sin embargo, el maíz es más complejo, ya que está presente en muchos procesados en forma de almidón, que puede utilizarse como parte de otros ingredientes más complejos. Con estos nombres es como puedes identificar en una etiqueta los ingredientes de un producto que pueden ser de riesgo para poder preguntar sobre los mismos a su fabricante:

  • Levadura en polvo.
  • Caramelo (suele usarse jarabe de maíz).
  • Dextrina.
  • Maltodextrina.
  • Dextrosa.
  • Fructosa.
  • Glucosa delta lactona.
  • Azúcar invertido.
  • Jarabe invertido.
  • Malta.
  • Jarabe de malta.
  • Extracto de malta .
  • Mono y diglicéridos.
  • Glutamato monosódico.
  • Sobitol.
  • Almidón.

¿Es tu hijo alérgico a los cereales sin gluten? ¿Crees que podría serlo? Esperamos haberte ayudado a saber más sobre esta alergia poco conocida.

 

 

Fuentes:

 Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex. AEPNAA. Alergia a los cereales. Recuperado de https://www.aepnaa.org/ver/cereales