Durante los primeros años de vida tu bebé va a experimentar cambios fundamentales para su crecimiento, y uno de los que marcan un antes y un después es la salida de los dientes. Las últimas piezas dentales en salir son las muelas, y de ellas queremos hablarte en este post.

 

Primeros dientes

Entre lo 5 y 6 meses de vida del bebé, empiezan a asomar sus primeros dientes. Como en todo, hay bebés a los que les salen hacia los 4 meses, mientras que otros no muestran ninguna señal de dentición hasta los 18, y en ambos casos sería totalmente normal, por lo que no debes preocuparte si tu pequeño ya ha cumplido el año de vida y todavía no luce ninguno. Verás, que en cuanto aparece el primero, el resto va saliendo poco después.

Bebé sonriente mostrando cuatro dientes de leche

 

Orden de salida de los dientes

Los primeros dientes del bebé suelen ser los incisivos centrales inferiores, y a continuación, surgen los incisivos superiores. Posteriormente comienzan a salir los incisivos laterales de arriba y abajo. A partir de este punto, comprobarás que pocas semanas después del primer diente, la boca del bebé se va llenando de piezas dentales

 

El turno de las muelas

Una vez iniciada la dentición, entre los 18 y los 30 meses, aparecen los premolares, posteriormente los molares, y a continuación, los caninos. Lo normal, es que hacia los 3 años de edad, el niño ya haya finalizado el proceso de dentición y su dentadura esté compuesta por un total de 20 piezas conocidas como dientes de leche.

 

De los dientes de leche a los definitivos

Hacia los 5-6 años aproximadamente, estos dientes infantiles, o de leche, caerán y serán sustituidos por los dientes definitivos hasta componer la dentadura adulta formada por 32 piezas dentales cuando ya están presentes los terceros molares, también conocidos como cordales o muelas del juicio. En total serán 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 molares.

Niña cepillándose los dientes

 

Este proceso de caída y salida de los nuevos dientes suele darse en un orden similar al de la primera dentición, y cada diente que cae es sustituido por su homólogo permanente, con excepción de los molares temporales, que son reemplazados por los premolares, ya que los molares definitivos, situados en la parte más posterior de la encía, surgen cuando llega el momento si haber tenido una pieza previa temporal.

Aunque el orden de salida y reemplazo de los dientes puede variar, este es el más habitual:

  • Entre los 6 y los 8 años. Primeras muelas e incisivos centrales y laterales.
  • Entre los 9 y los 12 años. Caninos permanentes, premolares y muelas permanentes.
  • Entre los 17 y los 25 años. Salida de las conocidas muelas del juicio.

 

La dentición puede ser molesta para el bebé, por ello es posible que hasta que todos los dientes de leche hayan salido, experimente épocas de irritabilidad, pudiendo afectar también al sueño, e incluso a la alimentación.

Recuerda que la higiene bucodental para proteger los dientes comienza desde la salida del primero, y puedes comenzar a lavárselos con una gasa humedecida, y más adelante, con algún cepillo específico para bebés. Con esto, además de ir introduciendo y afianzando el hábito, puedes retirar restos de comida y prevenir la aparición de caries. Limitar el consumo de azúcar es también otra medida esencial para evitar las caries y garantizar la salud dental de tu pequeño.

 

 

Fuentes:

Asociación Española de Pediatría. (2018). Dientes en los niños. En familia AEP. Recuperado de https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/dientes-en-ninos

Galán, Lucía. (2017). Verdades y mentiras de los dientes de nuestros hijos. Lucía, mi pediatra. Recuperado de https://www.luciamipediatra.com/dientes-2/?doing_wp_cron=1562231055.6761949062347412109375