Con el verano y las altas temperaturas no sólo debemos cuidar de nuestra alimentación, sino también de la hidratación. La importancia de estar bien hidratado es imprescindible para la salud, pues el agua es esencial para todas las funciones del organismo, incluido el crecimiento, y es particularmente importante para regular la temperatura corporal.

El agua se obtiene de bebidas de todo tipo y alimentos, especialmente frutas, verduras y hortalizas tienen un alto contenido hídrico. Se pierde a través de la respiración, el sudor, la orina y las heces. De manera que necesitamos beber agua para reponer esas pérdidas, especialmente bebés y niños pequeños, que son más susceptibles a deshidratarse que los adultos.

De acuerdo con la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, las recomendaciones de ingesta de agua para bebés y niños de corta edad en condiciones de temperatura ambiental y actividad física moderadas son las siguientes:

Edad Ingesta de agua adecuada
0 – 6 meses 680 ml/día o 100 – 190 ml/kg/día, de leche materna o leche infantil
6 – 12 meses 800 – 1000 ml/día, de leche materna, leche infantil y alimentos o bebidas complementarios
1 – 2 años 1100 – 1200 ml/día
2 – 3 años 1300 ml/día
3 – 4 años 1600 ml/día

Los bebés tienen un porcentaje de agua corporal mayor que los adultos, hasta un 75% los recién nacidos, que disminuye a un 50- 60% en la adolescencia.

A veces, los pequeños no pueden comunicar fácilmente sus necesidades, y a menudo están tan distraídos en sus juegos que no se acuerdan de beber. Por eso es importante tener en cuenta algunos consejos:

-          Dales de beber antes de salir a jugar y llámalos de vez en cuando para que beban agua.

-          En las horas más calurosas del día procura que estén en la sombra.

-          Ofréceles agua, leche o zumos de fruta naturales para satisfacer sus necesidades.

Aproximadamente un 20–30% del agua consumida proviene de la comida, y un 70–80% de las bebidas, en función, está claro, del tipo de alimentación de cada uno.

Los especialistas en nutrición recomendamos el agua mineral como bebida de elección en la infancia.

Para obtener más información sobre la importancia de la hidratación, puedes visitar nuestros post dar o no dar agua al bebé y también hidratarse este verano.