Las enfermedades alérgicas, en general, y las alergias alimentarias, en particular, han experimentado un claro incremento a lo largo de los últimos años. Algunos autores consideran que estamos viviendo lo que se podría considerar como una “epidemia de alergia”.

Las teorías sobre las posibles causas son muy diversas, ya que en la aparición de la alergia intervienen muchos factores.

Se considera que una de las causas puede ser el aumento de la contaminación ambiental y, en cierta manera, de la exposición temprana al humo del tabaco en los niños de corta edad. Algunos contaminantes pueden influir en el funcionamiento del sistema inmune, de las defensas, modificando su funcionamiento y favoreciendo la sensibilización frente a algunos compuestos, y por tanto la aparición de la alergia.

Hay quien considera que el incremento de las alergias se debe a la excesiva higiene a la que sometemos a nuestros hijos en la actualidad, que ha modificado la maduración de su sistema inmunológico y ha favorecido que algunos niños reaccionen frente a elementos de su entorno que deberían tolerar. Hace pocos meses apareció publicado un estudio científico en el que se indicaba que los niños que crecían en granjas, en contacto con los animales y con los microorganismos habituales en los mismos y en los establos, presentaban menos asma y alergias.

Se habla de que la alimentación actual y las condiciones higiénicas del entorno también pueden afectar, entre otras cosas a través de la modificación de la flora intestinal y con ello de la permeabilidad intestinal, que si es excesiva puede dejar pasar alérgenos, compuestos que favorecen la sensibilización del organismo.

Las recomendaciones de los expertos son aplicar medidas higiénicas sin obsesionarse, evitar los entornos con un nivel de contaminación excesivo y llevar una dieta sana y equilibrada.

Para evitar la aparición de alergias, en el caso de los lactantes, la mejor prevención primaria es alargar al máximo la lactancia materna, y posteriormente respetar las edades de introducción de los alimentos marcadas por el pediatra.

¿Quieres conocer nuestras leches Blemil y papillas Blevit que contienen prebióticos y probióticos?. Visita nuestra página web www.ordesa.es