Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El bebé y los medicamentos

El uso de medicamentos es ya de por sí delicado, pero cuando se trata de un bebé mucho más. Por ello, hay que ser estrictos en sus usos, siguiendo las instrucciones del pediatra y las recomendaciones del farmacéutico: leer detenidamente el prospecto o etiqueta y conocer el medicamento que le vas a dar a tu bebé son cosas básicas.

¿Qué debemos saber del médicamente que vamos a darle?

  • Nombre: qué principios activos y excipientes incorpora, para poder evitar posibles reacciones alergias.
  • Categoría e indicaciones del medicamento (antitérmico, antitusivo...).
  • Advertencias (cuándo no debe usarse el producto, cuándo debe suspenderse su utilización...).
  • Instrucciones y cantidades de la toma (cómo y cuánto debe tomarse, y por cuánto tiempo).
  • Si requiere almacenaje especial (nevera).

Consejos básicos para el uso de medicamentos:

  • Recuerda que más cantidad no es sinónimo de mejor, ¡ni de bueno! No aumentes nunca la dosis a no ser que te lo indique el pediatra.
  • No utilices medicamentos sin receta, ni alargues el tiempo de tratamiento.
  • No le des a tu hijo medicamentos de adulto.
  • Atención a las dosis: muchos medicamentos vienen acompañados de jeringas, tapones… que pueden ser utilizados como medidor. Si es posible, intenta utilizar para cada medicamento el medidor que lo acompaña. Si lo que se indica son medidas más comunes, es importante también diferenciar entre cuchara y cucharita.
  • Cuidado con las interacciones con alimentos y bebidas. Lee el prospecto y la etiqueta para saber si cada medicina se puede dar con las comidas o si se recomienda darlas antes o después.
  • No le digas a tu hijo que el medicamento es una golosina para que se lo tome. Podría querer tomar de más o hacerlo en un momento de descuido.

Y ya sabes, cualquier duda que tengas, consúltala con tu pediatra o farmacéutico.

El botiquín imprescindible

El botiquín ha de servir para que tengas a mano ciertos medicamentos y útiles en casos de urgencia. Por ello, asegúrate de tenerlo al día y sin caducar, y ubícalo en un lugar fresco y seco, fuera del alcance de los más pequeños.

El botiquín imprescindible
Novedades
Más para tus hijos
No te pierdas nada
Únete a nuestro...
Síguenos en...

Para estar a la última de nuestras novedades, promociones y ¡mucho más!

Para seguir los avances y el día a día del bebé protagonista de el Babygram.

Para aprender muchísimo con nuestro vídeos didácticos.

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto