Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegó la hora de la alimentación complementaria

Tras meses de lactancia materna exclusiva o mixta, si has combinado tu leche con alguna leche infantil, tu bebé ha aumentado de peso y talla, y con ello, también lo han hecho sus necesidades de nutrientes y apetito. Por eso, y teniendo siempre en cuenta las indicaciones de tu pediatra, es momento de empezar a complementar su dieta con otros alimentos.

¿Pero cómo introducir los nuevos alimentos?

La respuesta es poco a poco. Hay que introducir cada alimento por separado para que tu bebé se acostumbre a los diferentes sabores y texturas. Lo ideal es un alimento nuevo cada semana, para facilitar que se acostumbre y lo asimile y tolere sin problemas. De esta manera, podrás identificar cualquier posible alergia o intolerancia. Pero pregúntale a tu pediatra, ¡cada maestrillo tiene su librillo!

A esta edad, el bebé hace unas cinco tomas al día y la textura de los alimentos pasa de líquida a fluida y más espesa, al introducirse los cereales. En caso de las leches infantiles, una vez se introduce la alimentación complementaria es el momento de cambiar la leche para lactantes por otra de continuación, que distinguirás por llevar el número 2 en su envase, y que están adaptadas a las nuevas necesidades nutricionales de tu bebé.

Cereales

Las papillas de cereales son en muchos casos los primeros alimentos que se introducen en la dieta del bebé. Al principio, se añaden a la leche para lactantes o de continuación, para tomar en biberón. Se recomienda empezar añadiendo una o dos cucharadas en una de las tomas de leche, e ir incrementando progresivamente la cantidad, añadiendo dos, tres cucharadas, etc, hasta que llega un momento que la textura de los cereales es tan densa que en lugar de darlos con la leche en el biberón se prepararan en plato, y se ofrecen al bebé con cuchara.

En esta primera etapa se utiliza las papillas de cereales sin gluten, elaboradas con maíz y arroz, y que pueden incluir algún otro ingrediente en su composición, como la fruta. Las papillas con gluten, que incorporan cereales como el trigo, la cebada, la avena y el centeno, se introducirán más tarde en la alimentación del bebé, en general a partir de los 6-7 meses, cuando el pediatra lo considere oportuno.

Frutas

Son una de las fuentes de vitaminas más importantes. Es frecuente que se introduzcan de una en una, con varios días de separación entre ellas, para ir comprobando que el bebé las tolera, y que vaya acostumbrándose a su aroma y su sabor.

Generalmente se empieza por la naranja, manzana, la pera o el plátano, evitando dar aquellas frutas que se consideran más alergénicas hasta como mínimo el año de edad, como es el caso de las fresas o melocotones.

Verduras

El pediatra te indicará cuándo comenzar con la introducción de las verduras y las hortalizas, aunque lo habitual es empezar con los purés que contienen patata con zanahoria, y continuar con el calabacín, la cebolla y la judía verde a partir de los 6 meses. Puedes añadir en forma de puré con un chorrito de aceite de oliva, pero mejor sin sal.

Las verduras suelen ser el primer alimento "salado" de la dieta de los bebés, por lo que en ocasiones cuesta que se acostumbren a ellas y acepten su sabor. Lo único que podemos recomendarte es tener mucha paciencia y constancia. En ocasiones es necesario ofrecer los purés de verdura de forma repetida y en diferentes combinaciones hasta que el bebé los acepta.

Un truco para favorecer que los bebés acepten más fácilmente tanto los purés de verdura como los de frutas es empezar diluyendo 2 ó 3 cucharadas de estos mismos purés en la leche infantil preparada en el biberón. La leche es un alimento que ya conocen y que les resulta familiar, por lo que puedes utilizarlo como vía de introducción de los nuevos alimentos.

Otra opción es darle el puré con una cuchara de silicona, ya que su textura es más parecida a la de las tetinas del biberón y al pecho, por lo que resulta más cálida y agradable para el bebé, para luego seguir con el biberón, ya que al principio comerá poco. También es momento de empezar a darle un poco de agua, especialmente en épocas de calor.

Calendario orientativo de la introducción de alimentos

Novedades
Más para tus hijos
No te pierdas nada
Únete a nuestro...
Síguenos en...

Para estar a la última de nuestras novedades, promociones y ¡mucho más!

Para seguir los avances y el día a día del bebé protagonista de el Babygram.

Para aprender muchísimo con nuestro vídeos didácticos.

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto