Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de uso y de medición de nuestra web.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recomendaciones para el cuidado de tu bebé

Cuidar de un bebé es todo un arte de rutinas. Intenta realizarlas siempre a la misma hora. Eso le reportará seguridad y tranquilidad, y te ayudará a organizarte mejor en las diferentes actividades. Y si necesitas ayuda ¡pídesela a tus familiares y amigos! Seguro que están encantados de cuidar de tu bebé en algún momento.

Hábitos saludables

El baño:

Es el momento de contacto y diversión más especial del día entre tu hijo y tú. Debes realizarlo de forma rutinaria, controlando que el agua esté a una temperatura adecuada y el entorno sea agradable para él (ni demasiado frío ni demasiado caliente). Puedes acabar el baño haciéndole un masaje relajante.

El paseo:

Es muy recomendable ya que los rayos del sol favorecen la síntesis de vitamina D, compuesto imprescindible para la formación de huesos y dientes. Aprovecha los días soleados, controlando la temperatura y el tiempo de exposición. En los meses de verano evita las horas de máxima intensidad solar y pasea a última hora de la tarde o primera de la mañana, mientras que en invierno, aprovecha los momentos de temperatura más cálida, como el mediodía.

El chupete:

Si decides darle chupete a tu bebé, asegúrate de que sea de una sola pieza y adaptado a su edad. Puedes preguntar en tu farmacia de confianza. El chupete ayuda a tranquilizar y consolar al bebé, pero conviene vigilar su uso. Actualmente, se recomienda ofrecer el chupete una vez la lactancia materna se ha instaurado sin problemas. Por otro lado, evita que el bebé duerma con la cadena del chupete ya que puede enrollársele alrededor del cuello.

Sueño:

A partir del tercer mes el sueño de tu bebé empieza a hacerse más regular. Esto sucede por que aprende a distinguir entre el día y la noche, tendiendo a dormir más durante el periodo nocturno.

La habitación:

A los 4 meses se recomienda empezar a plantearse que el bebé tenga su propio dormitorio. Éste debe ser confortable, tener luz y ventilación, además de estar decorado alegremente para su edad.

En cuanto a la cuna, debes asegurarte de que esté homologada, es decir, que las barras tengan una separación de 7,5 cm, y 60 cm de altura, sin cantos ni tornillos que sobresalgan, y estar libre de pinturas o barnices tóxicos. El colchón debe ser sintético, ni muy duro ni muy blando, y estar a menos de 1 cm de los barrotes. Tu bebé no necesita almohada, ni exceso de ropa de cuna o peluches que le impidan moverse libremente.

Novedades
Más para tus hijos
No te pierdas nada
Únete a nuestro...
Síguenos en...

Para estar a la última de nuestras novedades, promociones y ¡mucho más!

Para seguir los avances y el día a día del bebé protagonista de el Babygram.

Para aprender muchísimo con nuestro vídeos didácticos.

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto