En muchas ocasiones a nuestros hijos les cuesta aprender buenos hábitos, como sentarse bien en la mesa, comer solos o acabarse la cena.

Los padres, desesperados, después de intentarlo día tras días, finalmente podemos perder la paciencia. Y es que nadie dijo que educar a un pequeño, inculcándole buenos hábitos y fomentando una alimentación equilibrada sea tarea fácil. Pero tampoco resulta tan complicado como parece. ¿Cómo?

Los niños tienen una increíble facilidad para aprender y copiar patrones de conducta. Sólo hay que tener mucha paciencia y repetirlos todas las veces que sean necesarias.

Partiendo de la base que el juego es innato en las personas y que muchas veces los niños se aburren, qué mejor manera que enseñarles buenos hábitos que a través del juego. Y es que hoy en día, los expertos coinciden en que la mejor manera de enseñar valores a nuestros hijos es jugando.

¿Cuál es nuestra función? Transmitir todos nuestros conocimientos. Recordemos que no nacemos enseñados y tenemos que aprender. La actitud de los padres es esencial. Si nos mostrarnos seguros y alegres y les escuchamos, creando ilusión por cada cosa nueva que les enseñemos, nuestros pequeños adquirirán hábitos saludables de manera divertida y natural.

 

 

¿Cómo lograrlo? A los niños les encantan las sorpresas y los retos. Elegiremos actividades fáciles de realizar, donde ellos se sientan protagonistas. Cuando termine el juego, ¡¡¡no os olvides de felicitarles y de darles su premio!!! Recurrid a “premios” sanos que estén relacionados con los alimentos (ni chuches ni bollería) y dádselos como mucha emoción, igual que si fuera un juguete. ¡¡Les encantará!!

Lo más importante es que los niños disfruten con la actividad, para ello es importante que la convirtáis en algo especial, como si cada día fuera una fiesta.

Por ejemplo, si ponéis junto con el almuerzo una adivinanza relacionada con los alimentos que va a tomar, vuestro hijo esperará emocionado a saber cuál es la sorpresa que le habéis preparado para ese día.

Para más información, os recomendamos:

  • “¡A jugar! Actividades para enseñar buenos hábitos a los niños”, de Yolanda Sáenz de Tejada y Eduard Estivill. 2008 , Colección Best Seller.
  • “Descubrir valores jugando”, de Susana Gamboa de Vitteleschi 2000, Ed. Bonum.