Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios.
Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo lograr una buena comunicación en familia?

¿Cómo lograr una buena comunicación en familia?

Una comunicación fluida y positiva es la clave para establecer unas relaciones familiares fuertes, en las que la confianza y el amor dirijan todos los actos. Para lograr una comunicación así, es importante establecer las bases desde que son bebés.

La importancia de una buena comunicación

Una familia capaz de comunicarse, de contarse cualquier problema y de confiar los unos en los otros es una familia fuerte y unida.

Las personas que se sienten escuchadas dentro de un grupo familiar son más seguras e independientes, a pesar de que acudan a sus padres a consultarles cuando tengan algún problema.

La comunicación es la clave de las relaciones familiares duraderas.

Claves para la comunicación familiar

- Interésate por todo lo que te cuenten tus hijos, aunque parezca una nimiedad o ya te lo haya contado más de una vez.

- Practica la escucha activa, es decir, mirar a los ojos a la persona que te habla y asentir o hacer gestos para que vea que les estás haciendo caso.

- Respeta sus sentimientos y preocupaciones, sobre todo si viene contándote algún problema.

- Evita las críticas, a no ser que realmente sean constructivas.

- Nunca interrumpas cuando están hablando.

- Cuando te cuente algo que haya hecho mal, debes reprenderle por el hecho en sí pero alaba que te lo haya contado. Es importante que tenga confianza para contarte todo lo que le pasa. No te pongas como una fiera ni a gritarle por muy malo que sea.

- Debes enseñarle también a escuchar a los demás.

- Fomenta en él la empatía, saber ponerse en la piel del otro ayuda a mejorar la comunicación y las relaciones familiares.

- Cuando se vaya a comentar algo importante que afecte a toda la familia, es importante juntar a todos en una sala adecuada y conseguir que todo el mundo preste atención. Si es posible, permitirles tomar parte en la decisión final o, al menos tener muy en cuenta su opinión.

 

Fuentes:

- Álava, Silvia. Queremos que crezcan felices, Madrid, Ed. Actitud de Comunicación, 2015

- Coleman, Paul. ¿Cómo decirlo? A los niños, México, Pearson Educación, 2001

Compartir

Comentarios

Escribe tu respuesta

Sobre
nosotros
Para
tus hijos
Para mujer Para adultos
y mayores
Para
profesionales
Contacto